Noticias Salud

+ Buscar

Investigadores del Complejo Hospitalario Torrecárdenas desarrollan una herramienta para potenciar el uso racional de antibióticos

Un grupo de investigación de la Unidad de Gestión Clínica de Biotecnología del Complejo Hospitalario Torrecárdenas de Almería ha desarrollado una herramienta con la que se puede evaluar y monitorizar la evolución que experimentan los tratamientos antibióticos administrados a los pacientes según el grado de resistencias bacterianas y la ubicación de éstos en diferentes zonas de un mismo centro sanitario. 

Con el nombre de ‘Gestor Experto de Resistencias Bacterianas’ (GERB), esta herramienta permite hacer un uso racional de los antibióticos, conocer específicamente su eficacia según en qué zonas del hospital se administren y adaptar los tratamientos a los pacientes, posibilitando así un ahorro estimado para el centro de 658.800 euros en dos años.

Este desarrollo tecnológico -que ha sido licenciado por la empresa Roche Diagnostic para su explotación comercial-, supone un cambio de paradigma en la prescripción de antibióticos y responde a un nuevo abordaje de estos fármacos denominado Tratamiento Antimicrobiano Adaptado a la Población, PAAT (de las siglas en inglés Population Adapted Antimicrobial Treatment). 

Para la realización del estudio previo al desarrollo de la herramienta, los facultativos han utilizado las muestras de sangre que se extraen a los pacientes de manera rutinaria, de modo que no ha sido necesario realizar ninguna prueba adicional.

Según el director de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Biotecnología del Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Manuel Ángel Rodríguez Maresca, la herramienta está teniendo muy buenos resultados en la optimización del uso de antibióticos, así como en la reducción del tiempo de estancias hospitalarias, disminuyendo a su vez la tasa de mortalidad en pacientes críticos. 

La resistencia bacteriana es un fenómeno creciente caracterizado por una oposición parcial o total de los microorganismos al efecto del antibiótico causada, principalmente, por su uso indiscriminado.

Interés de la industria farmacéutica

Este gestor electrónico ha despertado el interés de Roche Diagnostics, con quien el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha firmado una licencia para su explotación comercial e implantación en aquellos centros sanitarios que lo requieran. Para la formulación de este acuerdo se ha contado con el apoyo de la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) del Sistema Sanitario Público de Andalucía, a la que el SAS le ha encomendado la gestión de la transferencia de los resultados de investigación en el seno de la sanidad pública.  Esta oficina se ubica en el seno de la Fundación Progreso y Salud y presta servicio a los profesionales sanitarios de toda Andalucía a través de la Red de Fundaciones Gestoras Locales de la Investigación de la sanidad pública andaluza, una sólida estructura dedicada a dar soporte, apoyo y gestión a la comunidad investigadora.

Actualmente, la tecnología se encuentra en fase de pilotaje en distintos hospitales públicos de Andalucía y el grupo de investigación que lo promueve sigue trabajando en él con la finalidad de  incrementar su aplicabilidad y eficacia.

El trabajo de estos profesionales del Hospital Torrecárdenas, liderados por Manuel Rodríguez Maresca, ya fue premiado por el Ministerio de Sanidad, que le otorgó en 2011 el Premio Nacional de Calidad en la Investigación cuando el proyecto aún se encontraba en periodo experimental.

OTT: al servicio de los profesionales sanitarios

El interés de la industria biotecnológica en los resultados de la investigación generada por los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía es básico para que sus invenciones y desarrollos se transfieran al mercado, a la sociedad y, por tanto, a la ciudadanía. 

En este sentido, la Oficina de Transferencia de Tecnología de la sanidad andaluza  (OTT-SSPA) coordina la actividad de transferencia y protección de los resultados de investigación obtenidos por los profesionales de los centros de la sanidad pública a nivel regional. Se ubica en el seno de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud y presta su servicio a través de la Red de Fundaciones Gestoras de la Investigación del Sistema Sanitario Público de Andalucía.

Gracias a esta estructura en red se ofrece una atención personalizada a todos los profesionales sanitarios en materia de protección y traslación de los resultados al tejido empresarial. Así, cuenta con un amplio abanico de servicios a medida como asesoramiento y gestión para la protección de los resultados y su transferencia; asesoramiento para el establecimiento de alianzas empresariales, acuerdos basado en productos o en prestación de servicios; y, por último, creación de empresas de base tecnológica o spin-off.

Desde la Consejería de Salud y Bienestar Social se está realizando una fuerte apuesta por fomentar la colaboración con otros organismos públicos de investigación, tales como las universidades, como vía para aumentar el valor y la aplicabilidad de los resultados que se generan. Esta actividad hace que las tecnologías que se desarrollan tengan un mayor atractivo para las empresas, facilitando así su participación en la obtención de nuevos productos y servicios innovadores en beneficio de la sociedad. Este proceso redunda en la mejora de la calidad de vida de la población y potencia el tejido industrial.