Noticias Salud

+ Buscar

La Junta destina 16,48 millones a potenciar la investigación biomédica a través de la Fundación Progreso y Salud

La entidad gestiona la Iniciativa en Terapias Avanzadas y apoya a los centros y grupos científicos vinculados al sistema sanitario público andaluz

El Consejo de Gobierno ha autorizado destinar 16,48 millones de euros a la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, dependiente de la Consejería de Salud, para sus proyectos de apoyo a la investigación, desarrollo e innovación durante 2017. Esta cantidad, que se otorga anualmente para el funcionamiento de la entidad, también cubre las actividades de promoción de la calidad y de formación de profesionales en el sistema sanitario público andaluz. Progreso y Salud respalda a los centros y grupos científicos de la comunidad autónoma en todo el proceso investigador, desde la dotación de recursos a la transferencia de resultados.

De la dotación total aprobada para este año, 10,36 millones se destinan al apoyo a la investigación; a la promoción de ensayos clínicos y estudios, y a la financiación de las instituciones especializadas en terapias avanzadas que se vinculan al sistema sanitario público y cuyas referencias son el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), en Sevilla; el Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo), en Granada, y el Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología (Bionand) de Málaga. También se incluyen el respaldo a la gestión del Biobanco de Andalucía, el Laboratorio Andaluz de Reprogramación Celular y la Plataforma de Genómica y Bioinformática de Andalucía.

El segundo bloque de la aportación autorizada por el Consejo cubre el mantenimiento y adquisición de nuevos contenidos de la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía, con un total de 2,9 millones de euros. Esta herramienta ayuda al ciudadano a conocer más sobre su salud y facilita a los profesionales la identificación y obtención de información científica, independientemente del centro desde el que se realiza la consulta. Integra los recursos de la red de bibliotecas del sistema y la suscripción de revistas y bases de datos.

El resto de la ayuda se destina a las actividades de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía y a las iniciativas gestionadas por la Línea Iavante en los ámbitos de la formación de profesionales y de las tecnologías de la información y la comunicación.

La financiación de Progreso y Salud procede tanto de estos fondos que aporta anualmente la Junta como de fuentes externas. De los 31,7 millones de euros que gestionó el pasado año, 7,3 correspondieron a recursos ajenos a la Administración autonómica. Durante los últimos cinco años, la fundación ha facilitado la llegada de 45,1 millones de fondos públicos y privados nacionales e internacionales.

Estrategia de I+D+i

La subvención aprobada por el Consejo de Gobierno se encuadra en la Estrategia de I+i Sanitaria 2014-2018, que cuenta con un presupuesto de 88,1 millones de euros para 2017 por parte de la Junta. Esta iniciativa consolida la mayor red de recursos y estructuras de investigación adscrita al Sistema Nacional de Salud de España, con cuatro institutos de investigación sanitaria, cuatro centros temáticos de investigación, un biobanco en red y dos laboratorios especializados.

Durante los últimos años, el esfuerzo realizado por el Gobierno andaluz en esta materia se ha traducido en la rentabilización económica y social del sector biotecnológico. Desde 2007, el sistema sanitario público de Andalucía ha realizado 827 registros de propiedad industrial e intelectual y ha suscrito 355 acuerdos de colaboración público-privada, que han supuesto una inversión total en desarrollo de tecnologías cercana a 100 millones. Asimismo, ha propiciado la creación de 22 empresas de base tecnológica.

La evaluación intermedia de la Estrategia, realizada en 2017, refleja que la producción científica ha aumentado en un 20% desde 2014, mientras que el número de grupos en redes de investigación de excelencia lo ha hecho en un 25%. Los proyectos internacionales han pasado de 20 a 37 y se ha incrementado el número de ensayos clínicos activos, hasta alcanzar los 3.718 en 2016.