Noticias Salud

+ Buscar

Aquilino Alonso pone en valor las alianzas institucionales y empresariales para impulsar la investigación y la innovación en Andalucía

La Consejería de Salud agradece el apoyo de 10 empresas y el Ayuntamiento de Cala (Huelva) para hacer posible la financiación de 74 proyectos de investigación andaluces en colaboración con la Fundación Progreso y Salud

El consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Aquilino Alonso, ha puesto hoy en valor las alianzas institucionales y empresariales para impulsar la investigación y la innovación en Andalucía durante un acto celebrado en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS). Dicho encuentro, en el que ha estado acompañado por el secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, Ramón González, y la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento, Isabel Baena, tenía como finalidad reconocer la labor investigadora que se viene realizando en la comunidad autónoma andaluza.

Responsables y representantes de un total de 10 empresas (MSD, Biogen Idec Iberia, Janssen Cilag, Aristo Pharma Iberia, Astellas Pharma, Celgene, Boehringer, Astrazéneca, Sanofi Aventis y Abamed Pharma) y el Ayuntamiento de Cala (Huelva), así como de los grupos de investigación que se han beneficiado de la convocatoria de Investigación en Salud 2014, han participado en este encuentro en el que ha quedado patente la sinergia generada entre instituciones públicas y empresas con la finalidad última de resolver los problemas de salud de la población y la mejora de su calidad de vida.

De los 529 proyectos presentados en esta convocatoria, se han seleccionado para su financiación 74, procedentes de todas las provincias andaluzas. En total, se han destinado cerca de 2,5 millones de euros para hacer posible estos proyectos (67% procedente de empresas y ayuntamiento y 33% de la Consejería de Salud, a través de la Fundación Progreso y Salud).

Para la selección de los proyectos de investigación a financiar con la convocatoria de 2014, la Consejería de Salud ha realizado un proceso competitivo público de asignación de recursos fruto de una evaluación por pares realizada por expertos profesionales independientes, que han determinado la idoneidad de los 74 proyectos seleccionados. Una vez seleccionados los proyectos, se realiza un seguimiento periódico de las actividades programadas y una evaluación posterior, que analiza los resultados de la investigación.

Para Aquilino Alonso, “la variedad de proyectos financiados muestra el dinamismo de la investigación en nuestros centros: desde la investigación básica a la investigación aplicada y poblacional, el desarrollo de nuevas tecnologías y modelos diagnósticos, proyectos para la mejora de las organizaciones, la promoción de la salud y la capacitación ciudadana, la identificación de biomarcadores o el uso de terapias avanzadas”, ha expresado.

Entre las entidades participantes con proyectos de investigación destacan los Insti-tutos de Investigación Biomédica (de Sevilla, Córdoba, Málaga y Granada), las universida-des, los centros específicos vinculados a la Iniciativa Andaluza de Terapias Avanzadas (Bionand, Genyo o Cabimer), así como los hospitales y distritos de atención primaria.

“Esto es una muestra de la potente red de infraestructuras para la investigación en Salud que hemos construido en Andalucía, fruto del impulso que hemos generado juntos, gracias al cual la investigación biomédica se está constituyendo como uno de los sectores de mayor potencial en el motor económico de Andalucía”, ha manifestado el titular de Salud.

Para Aquilino Alonso, el sistema de I+D+i en Salud de Andalucía es “un ejemplo de cómo una alianza estratégica entre sociedad, empresa, universidad y administración sanitaria posibilita un flujo continuo de conocimiento y riqueza entre la investigación básica, la investigación aplicada y la actividad clínica”.

Más de 400 grupos de investigación desarrollan su trabajo en la sanidad pública andaluza y el consejero de Salud se ha referido a ellos como “los verdaderos artífices de los avances registrados; profesionales que combinan práctica clínica, docencia e investigación e invierten su talento en intentar mejorar la calidad de vida de las personas con sus hallazgos e invenciones”.

Estrategia de Investigación e Innovación en Salud

El esfuerzo planificado y priorizado a través de la Estrategia de Investigación e In-novación en Salud, que comenzó en 2006 y que ha sido recientemente renovada hasta 2018 ha hecho posible este escenario idóneo para los profesionales que desean investigar. Esta estrategia ha contado con financiación pública creciente en sus dos primeros años, que superó los 66 millones de euros en 2014 y los 72 millones en 2015; y que se amplía en 2016 a 75 millones.

A los recursos propios que destina el Gobierno andaluz se suman las aportaciones de la universidad y las empresas andaluzas y, también, las ayudas obtenidas en convoca-torias nacionales y europeas. Sólo en 2015, se recibieron 31 ayudas de carácter interna-cional para la realización de proyectos de investigación en el sistema sanitario público andaluz, por un importe global que supera los 7 millones de euros.

Asimismo, en los últimos tres años, 223 profesionales han disfrutado de ayudas de intensificación en 170 Unidades de Gestión Clínica. En este periodo se han realizado un total de 85 contrataciones tanto de larga duración de perfil asistencial-investigador, como contratos de investigadores de carrera vinculados a Unidades de Gestión Clínica y contratos de técnicos de apoyo.

Para el consejero de Salud, estas medidas han ayudado a que se incremente nota-blemente la producción científica de la sanidad pública andaluza, tanto en la cantidad, como en el impacto y la calidad. Así, las publicaciones científicas con factor de impacto generadas por los investigadores del sistema sanitario andaluz han continuado creciendo, de manera que en 2014 se han registrado 1.827 publicaciones indexadas (660 en 2006).

También ha crecido el número de ensayos clínicos realizados en los centros sanita-rios públicos andaluces. Sólo en 2015 se iniciaron 300 nuevos ensayos con medicamentos (frente a los 256 iniciados en 2014); destacando la realización de 19 en Fase I y el incre-mento de participación de los centros en este tipo de estudios.

En transferencia de resultados, el Servicio Andaluz de Salud se ha incorporado de forma muy significativa en los últimos años a la primera línea de registro de patentes, siendo la primera entidad española en patentes en el sector salud, según el Informe de la Agencia Española.

Desde el año 2009, se han producido 683 registros de propiedad intelectual e in-dustrial en el sistema sanitario público de Andalucía y en sus centros de investigación asociados; 453 de ellos en los últimos tres años (2012-2015).

Esto supone, a la vez, una oportunidad de mercado para las empresas que pueden desarrollar y comercializar estas patentes, según ha subrayado Aquilino Alonso, además de generación de empleo cualificado, movilización de un mercado muy específico y la posibilidad de internacionalización de empresas andaluzas.

Concretamente, en los últimos tres años, se han cerrado un total de 70 acuerdos de licencia con empresas para la explotación de las tecnologías desarrolladas en la sanidad pública andaluza y 187 acuerdos con otras entidades (públicas y privadas) para trabajos colaborativos y prestaciones de servicios. A ellos se suman otros 22 acuerdos con empresas biotecnológicas alcanzados en 2015 que están permitiendo iniciar el retorno de la inversión realizada y la creación de puestos de trabajo. Entre 2012 y 2015 se ha dado apoyo a la creación de 14 ‘spin off’ que explotan los resultados de la investigación generada por los investigadores y profesionales de la sanidad pública andaluza.

Para Aquilino Alonso, el incremento del interés de las empresas biotecnológicas por Andalucía no es casualidad, sino de una década de trabajo colectivo y de priorización por parte del Gobierno andaluz, “porque sabemos que la biomedicina representa un área de oportunidad para Andalucía, y hemos apostado por ello”.

De hecho, el último informe COTEC, 2015 (datos 2013), referente de la evolución de la I+D+i en España, vuelve a evidenciar el esfuerzo de Andalucía en gasto público dedicado a I+D, con un peso en el PIB regional por encima de la media nacional (0,66% frente al 0,58%), sólo superada por Madrid (0,76%).